Guadalquivir

Perlas del Guadalquivir

La historia de Sevilla está íntimamente ligada a la del río Guadalquivir. Desde sus orígenes, este recurso natural hispalense ha funcionado como puerto fluvial y puente entre el Océano Atlántico y el interior de la región andaluza.

El río Guadalquivir, un recurso natural de Sevilla

Las primeras referencias se encuentran en los Tartessos y las excavaciones arqueológicas realizadas en la Cuesta del Rosario, que permitieron afirmar que el asentamiento humano se hizo estable hacia el siglo IX A.C.

Hoy en día, Sevilla sigue muy ligada a su río, ya que éste le confiere una gran belleza e interés turístico.

Fuente de vida y riqueza, ha sido testigo de miles de amoríos de Sevillanos y no sevillanos, que han paseado sus romances, por sus puentes y sus dos orillas. De la misma forma, el Río Grande, ha sido protagonista de incontables poemas e historias fabulosas, describiendo el idilio entre el Río Guadalquivir, Sevilla y Triana.

El río Guadalquivir nos permite visitar una gran variedad de puntos de interés como el Puente del Alamillo, Puente de la Barqueta, Pasarela de la Cartuja, Puente del Cristo de la Expiración, Puente de Isabel II, Puente de San Telmo, Puente de los Remedios, Puente de las Delicias y Puente del V Centenario.

Además, ofrece la posibilidad de dar largos paseos en barco y recorrer toda la ciudad. Es por ello que nace Perlas del Guadalquivir, un magníficos paseos que recorren el río Guadalquivir mientras conceden al pasajero la máxima comodidad y satisfacción. Anímate y conoce Perlas de Guadalquivir, un sueño entre dos orillas.